La Trucha y La Salud

Ventaja Nutricional
Un factor muy importante, además de sus muchas y excelentes cualidades, es el hecho de que muy pocos alimentos son tan nutritivos como la trucha.
Se ha demostrado ya por muchos medios, que el consumo de pescado mejora el estado general de salud del hombre, ya que reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en el torrente sanguíneo, ayudando así a prevenir o disminuir el riesgo de enfermedades coronarias. Adicionalmente, la trucha es una excelente fuente de proteínas, tanto en cantidad como en calidad y contiene nueve de los diez aminoácidos esenciales requeridos por el hombre.

Si se  le  compara  con  la  carne  de  res,  cerdo  o  aun  con  el  pollo,  la  trucha   contiene  en  muchos  casos  mayores cantidades de vitaminas, especialmente “a”, “b12”, “d”, tiamina, riboflavina, piridoxina, niacina y colina; además de por lo  menos  8  veces  más  calcio. Al mismo tiempo tiene muy bajo contenido  de  sodio,  por  lo  que  su  consumo  se  recomienda también a personas que necesitan dietas bajas en sal, debido a problemas de presión alta.

La trucha contiene también una gama impresionante de micro minerales, incluyendo: fósforo, hierro, manganeso, zinc, cobre, yodo y selenio. Al respecto, recientemente se ha descubierto que el selenio es un mineral también esencial para el hombre y que aparentemente ayuda a prevenir algunas variedades de cáncer, por lo que se ha recomendado incrementar el consumo de alimentos que contengan este mineral. Ya sea fresca o congelada, la  trucha arcoíris constituye un excelente alimento y consumirla regularmente será benéfico para la salud de toda la familia. Las proteínas de la trucha son fácilmente digestibles y una porción normal proporciona suficiente proteína animal para satisfacer los requerimientos diarios de nuestro organismo.
Por último, vale la pena mencionar que el consumo regular de trucha será benéfico para su figura, ya que comparada con porciones semejantes de carne de res, cerdo o pollo, un platillo de trucha  tiene menos de la mitad de calorías.
La trucha arcoíris es además ¡deliciosa!
¿Puede  pedirse  algo  más?